Endodoncia

Endodoncia

 

La endodoncia nos ayuda a solventar el malestar que puede generarnos el nervio del diente, ya que trata clínicamente el origen, el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de aquellas molestias originadas por él.

Es un tratamiento que consiste en la eliminación de la pulpa afectada (el nervio) del diente dañado. Una vez que tenemos preparados los conductos radiculares, las raíces se rellenan con diferentes tipos de materiales para sellarlos y evitar futuras infecciones.

 

Puede ser de tres tipos:

 

- Unirradicular, cuando afecta a una pieza de una sola raíz y un solo conducto.

- Birradicular, cuando afecta a una pieza que posee dos raíces y dos conductos.

- Polirradicular, cuando afecta a una pieza que tiene más de dos raíces y varios conductos.

Aunque el costo de la endodoncia es muy amplio, es la única alternativa para salvar el diente, ya que de lo contrario habría que extraerlo y, si esto sucede, habrá que colocar un implante o un puente parcial, para llenar el vacío y evitar que los otros dientes invadan el espacio.

Las piezas cuando están endodonciadas ó desvitalizadas son piezas que están muertas y que con el tiempo se vuelven más quebradizas siendo aconsejable protegerlas con coronas para redistribuir las cargas masticatorias y también porque pasados unos años esas piezas se oscurecen afectando a su estética.

 

 

Los minúsculos canales contienen el nervio, que se origina en la cámara pulpar y cualquier trauma o infección del nervio dará lugar a la necesidad de realizar una endodoncia, siendo las razones más comunes, las siguientes:

- Caries dental que invade el diente, penetrando a través del esmalte y la dentina.

- Por infección bacteriana, cuando el diente infectado se convierte en absceso por una caries.

- Por tallados excesivos en la preparación de una pieza para soportar prótesis fijas.

- Por desgastes profundos producidos por diferentes causas.

- Por un trauma, dejando un diente astillado o roto y queda expuesto el nervio.

- Muerte de un diente, debido al envejecimineo o a un trauma antiguo, que no recibió tratamiento en su momento.